5. POSTOPERATORIO DEL TRASPLANTE HEPÁTICO

5.1 PRIMEROS DIAS DESPUÉS DEL TRASPLANTE

Tras la intervención quirúrgica, el paciente es trasladado a la unidad de Reanimación. A las pocas horas de llegar empezará a despertar de la anestesia. Allí se recupera de la intervención y se le podrá tratamiento para evitarle el dolor ocasionado por la cirugía. Cuando se despierte podrá comprobar la gran cantidad de aparatos y cable que existen a su alrededor y a los que se encuentra conectado. No se debe de preocupar, todo es por su seguridad y mejor control. Siempre estará acompañado por el equipo de reanimación.

Durante su estancia en reanimación todas las medicinas se administrarán por vía intravenosa. Si tiene dolor debe de comunicarlo al personal sanitario a fin de que le suministren los calmantes oportunos, ya que si no siente dolor estará más tranquilo, podrá descansar, dormir y colaborar mejor para su recuperación.

Seguro que se preguntará cuando podrá empezar a beber y a comer. Muy pronto. Aunque al tratarse de una cirugía abdominal suele existir en las fases iniciales una paralización del intestino, motivo por el cual en quirófano se le habrá colocado una sonda que entrará por la nariz y llegará hasta el estómago. Aunque al despertar de la anestesia se encuentre molesto, esta sonda tiene como misión mantener el estómago vacío, protegiéndole de los vómitos. En el plazo de 24-48 horas se suele retirar y se empieza a iniciar la tolerancia con líquidos. Se tras la ingesta de líquidos, se observa que el paciente tolera, procederemos a iniciar la ingesta de sólidos.

Es habitual que el paciente lleve una sonda vesical, por lo que no sentirá deseo de orinar. Con la sonda vesical se permite tener un control estricto de lo que orina el paciente. También se retirará en pocos días.

Al encontrarse en la Unidad de Reanimación, es posible que se sienta algo sólo y se pregunte cuando podrá ver a su familia. Nada más salir de quirófano, su familia le podrá ver aunque el paciente no se entera puesto que esta dormido. Después las visitas serán a diario. Primero a través de los cristales dos veces al día y posteriormente cuando pueda beneficiarse de un contacto más cercano, un familiar podrá entrar en la Unidad de Reanimación. Podrá estar con el paciente, para lo cual se tendrá que vestir como el personal sanitario.

La estancia en la Unidad de Reanimación, aunque se trate bien al paciente es dura. En ocasiones puede suceder que el paciente se desoriente puesto que no existen ventanas para saber si es de día o de noche. Las horas pasan muy despacio en un hospital, sobretodo durante las noches. Se intentará que los días no se hagan eternos. Su familia le podrá traer la radio o prensa para leer y distraerse.

5.2 ESTANCIA EN PLANTA

Tras uno o varios días se trasladará a la planta de hospitalización donde permanecerá hasta ser dado de alta. La duración media del ingreso dependerá del tipo de trasplante y de la evolución del paciente.

En la planta todo será distinto. Podrá estar con sus familiares, aunque se deberán seguir unas normas de conducta por su propia seguridad.

5.3. FAMILIARES

  • Detección de los posibles donantes de órganos
  • Solicitud a la familia del consentimiento para la donación.
  • Mantenimiento del donante hasta el momento del explante (extracción del órgano a trasplantar). Es vital para asegurar la calidad de los órganos a trasplantar.
  • Obtención del permiso judicial en caso de ser necesario
  • Avisar al receptor de que hay un donante y debe acudir al hospital para realizar el trasplante hepático.

De forma habitual, las visitas serán restringidas para evitar posibles contagios, máximo una persona por paciente, limitando las entradas y salidas de la habitación a las imprescindibles.

Se debe de realizar un lavado de manos al entrar y después de usar el lavabo.

Los familiares deben llevar ropa limpia. No entrarán alimentos ni bebidas en la habitación.

No es necesario por parte de los familiares que cuidan al paciente el uso de batas y mascarillas durante su estancia en la unidad de hospitalización.

5.4. PACIENTE

El paciente debe de mantener unas normas de higiene:

  • a.)Higiene personal:
    • - Deberá de lavarse las manos antes y después de comer
    • - Cepillado de dientes después de cada comida
    • - Ducha diaria con agua y jabón en cuanto sea posible, con protección de la herida quirúrgica y de los catéteres i.v.
    • Cambio diario de la ropa interior y del pijama, y siempre que esté sucio.
  • b.)Cuando se desplace fuera de la habitación:
    • - Mascarilla con filtro correctamente colocada y durante todo el tiempo que permanezca fuera de la habitación.
    • - Bata limpia.
    • - Lavado de manos al salir y al entrar.
  • c)Alimentación y bebidas:
    • - Sólo debe de tomar la alimentación proporcionada por el hospital.
    • - Prohibida la alimentación con productos extrahospitalarios.
    • - El agua que beberá durante su estancia en el hospital debe de ser embotellada.
    • - La puerta de la habitación debe estar junta de forma habitual

5.5. PERSONAL SANITARIO

El personal sanitario, cuando mantenga contacto con los fluidos del paciente, deberá colocarse guantes. En otras ocasiones se realizará lavado de las manos o empleo de algún tipo de antiséptico antes y después de contactar con el paciente trasplantado.

5.6. QUÉ ES EL TUBO DE KEHR

El tubo de Kehr es un drenaje biliar que se suele colocar en la mayoría de los pacientes cuando se realiza la durante el trasplante la unión de la vía biliar del donante y del receptor. Se suele llevar abierto en las fases iniciales del trasplante y tras realizar radiografías de control a la semana del trasplante se cierra. Este tubo suele llevarlo el paciente durante 3 meses  aproximadamente. El mantenimiento del Kehr por parte del paciente es sencillo, ya que se basa únicamente en la higiene diaria ( siempre ducho, nunca baño) y la aplicación de un desinfectante ( betadine) en el punto de salida del drenaje.

A los tres meses y tras la realización de una colangiografía de control, se retira este drenaje. Puede ocurrir, en ocasiones que se produzca salida de la bilis a la cavidad abdominal, ocasionando un cuadro de dolor abdominal que puede ir desde ser un dolor leve hasta presentar el paciente con dolor de gran intensidad. En estos casos es preciso el ingreso hospitalario del paciente, por lo que debe de acudir preparado por si precisase ingreso hospitalario. Se realiza una ecografía de control que nos informará de la existencia o no de colecciones de líquido intraabdominal. En caso de existir una importante cantidad de líquido libre dentro del abdomen procederemos a realizar una punción percutánea y colocar un tubo de drenaje. Habitualmente este procedimiento es suficiente para resolver el problema. Sólo en casos excepcionales será preciso recurrir a la cirugía.

Los controles periódicos son imprescindibles para evitar un posible rechazo  del órgano trasplantado y para descubrir posible infecciones. Por ello, no le debe de extrañar que a veces, se repitan las exploraciones de un modo frecuente. Siempre se tratará de hacer coincidir varias pruebas o realizarlas en su lugar de residencia para evitar desplazamientos innecesarios. Las pruebas habituales se refieren a niveles de medicación inmunosupresora, análisis generales de sangre y función hepática, detección de virus, pruebas respiratorias y ecografía abdominal de control.

En las fases iniciales, cuando el paciente esta ingresado son muy frecuentes, y poco a poco se van espaciando. Los controles una vez dado de alta, dependen de cada circunstancia. Nunca se suspenden.

Otras pruebas se refieren al control óseo, mediante la realización de una densitometría ósea, estado dental. Es necesaria una revisión ginecología y mamografía de control en el caso de las mujeres. En los hombres se realizará una revisión urológica.

La medicación inmunosupresora no se encuentra al alcance en todos los hospitales, por lo que sí el paciente trasplantado se ve en la necesidad de acudir a Servicio de Urgencias por cualquier motivo, deberá de llevar siempre consigo la medicación que tenga que tomar en las siguientes horas, y tomarla según el horario habitual. También es conveniente que lleve una copia del informe clínico