8. NORMAS GENERALES DE HIGIENE

A partir del trasplante deberá de tomar unos medicamentos que se llaman INMUNOSUPRESORES. La toma de medicación es obligatoria para disminuir la reacción del organismo frente al órgano trasplantado, es lo que se conoce como rechazo. Los inmunosupresores se toman desde el primer día del trasplante y deben seguir tomándose durante toda la vida. Son IMPRESCINDIBLES  para el paciente y bajo ningún concepto DEBE DEJAR DE TOMARSE O MODIFICAR LAS DOSIS POR CUENTA PROPIA. Dejar de tomarlos puede significar el fracaso del trasplante.

La toma de ésta medicación disminuye las defensas del organismo y hace que haya un mayor riesgo de infecciones, que en ocasiones puede ser muy grave. NUNCA HAY QUE OLVIDAR ESTOS DOS RIESGOS: INFECCIÓN Y RECHAZO

El médico es el que indica las dosis de los medicamentos y cuando es necesario modificar la dosis. A fin de asegurarse que las dosis que toma el paciente son las correctas, se realizan análisis de sangre de forma periódica. Así determinamos la concentración de los medicamentos en sangre y sabemos si la dosis es la correcta, o es necesario modificarla. La tendencia es a medida que transcurre el tiempo, ir disminuyendo la dosis de estos medicamentos.

8.1 HIGIENE ALIMENTARIA

Es importante que el trasplantado sepa controlarse, porque existe el riesgo, de que al sentirse liberado, empiece a sobrealimentarse o a tomar alimentos poco adecuados para él que le puedan provocar obesidad, hipertensión, aumento de colesterol, etc. Éstas normas son:

  • A. Disminuir el consumo de grasas saturadas (cerdo, cordero, embutidos,     fiambre, carnes enlatadas y preparadas, tocino, mantequilla, quesos grasos y curados, nata)
  • B. Incrementar el consumo de grasas insaturadas (pollo, pescado, aceite de oliva y germinales)
  • C. Reducir el consumo de alimentos que aporten colesterol (yema de huevo,  sesos, menudillos, crustáceos y huevas de pescado)
  • D. Consumir alimentos que aporten fibra dietética (pan integral, verduras y     frutas)
  • E. Incluir en la dieta la suficiente cantidad de leche y derivados (yogur, queso) como mínimo 500 ml de leche al día.
  • F. Evitar alimentos hipercalóricos (azúcar y derivados, helados, miel, mermeladas, chocolate, pasteles) así como exceso de aceites, salsas, mantecas,  foie gras, patés y margarinas.
  • G. Evitar la utilización excesiva de sal y alimentos preparados y conservados en sal.
  • H. PROHIBIDO TOTALMENTE EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS. Los excitantes  tales como café, té o cola deben ser tomados con moderación
  • I. Masticar, ensalivar muy bien los alimentos y beber agua (embotellada o  potable) durante las comidas. La ingesta de agua durante el día debe ser de 2  litros aproximadamente.
  • j.- PROHIBIDO TOTALMENTE EL CONSUMO DE TABACO

8.2 PRECAUCIÓN A LAS EXPOSICIONES SOLARES

La piel del paciente trasplantado es más sensible a las agresiones de la radiación ultravioleta, por lo que si desea tomar el sol en verano se realizará a primera hora de la mañana o última de la tarde, durante cortos espacios de tiempo y SIEMPRE con protección solar adecuada. Se deberá proteger la cabeza. Si le aparecen manchas en la piel informe al médico cuando acuda a la consulta. Recuerde que al tomar la medicación inmunosupresora es más propenso al desarrollo de cualquier tipo de tumor en la piel.

8.3 ANIMALES DOMÉSTICOS

Si ya se poseen pueden mantenerlos y adquirirlos incluso. Debe recordar siempre que pueden ser transmisores de enfermedades, por lo que evitará el contacto directo con ellos. Siempre lavarse las manos después de tocarlos. Es muy importante un buen control veterinario.

8.4 HIGIENE BUCAL

Todos los días se limpiará la boca después de cada comida. Realice revisiones anuales con el dentista, informe al mismo de sus dolencias y de la medicación que está tomando. Es aconsejable que tome antes y después de cada manipulación dental algún antibiótico, siempre por indicación del médico. En caso de quedar restos alimenticios tras el cepillado dental, NUNCA debe emplear el palillo de dientes: este puede provocar daño y sangrado de las encias. En tal caso recurrirá al uso de la seda dental o cepillos interdentales.

8.5 HIGIENE CORPORAL

Desde de la retirada de los puntos es aconsejable ducharse todos los días. La piel debe mantenerse bien hidratada. Tras la retirada de puntos, hasta que el proceso de cicatrización de la herida se ha completado, se puede emplear el secador del pelo para secar la herida tras la ducha o bien secar con una gasita suavemente y poner betadine procediendo a tapar la herida.

8.6 LAVADO DE MANOS

El mayor número de infecciones se transmite con el contacto directo con personas u objetos infectados, por lo que es sumamente importante el lavado de manos con jabón antiséptico y agua varias veces al día

8.7 EVITAR RIESGOS POR EL CONTACTO CON OTRAS PERSONAS.

La transmisión de enfermedades por vía aérea se produce a través de la tos y el estornudo. El paciente trasplantado debe por tanto, evitar el contacto con cualquier persona con infección respiratoria. Procurará no frecuentar de los 6 a los 12 meses posteriores al trasplante, lugares muy concurridos, en horas punta, con ambiente cargado o con humo. No debe visitar obras o derribos donde existan excavaciones, cuevas o granjas. Se utilizará mascarilla en caso de encontrarse en estos lugares. Hay que tener en cuenta que la mascarilla no evita el contagio de enfermedades, sólo sirve de protección.

8.8 ACTIVIDAD SEXUAL Y EMBRARAZO

Es aconsejable que reanude su actividad sexual. No debe olvidar utilizar preservativo. Recuerde sobretodo que si usted tiene la infección por Virus B de la hepatitis puede ser contagioso para otras personas y debe de usar siempre preservativo.

Es frecuente en algunas mujeres, la pérdida del ciclo menstrual desde mucho tiempo antes de realizarse el trasplante. Con frecuencia este ciclo aparece de nuevo unos pocos meses después del trasplante. En esta situación si se mantienen relaciones sexuales se puede producir un embarazo. Por ello es importante que se tomen las debidas precauciones a fin de evitar el embarazo, al menos en el primer año post-trasplante. La decisión de un embarazo corresponde a la pareja, pero es aconsejable que se planifique conjuntamente con el equipo médico. Se trataría de un embarazo de lato riesgo, tanto para la madre como para el feto, que sería complicado pero posible.

Las esposas de los pacientes trasplantados, al menos en los 6 primeros meses del trasplante deben evitar un embarazo. Durante éste periodo el  paciente toma mucha medicación inmunosupresora profilaxis de las infecciones, que pueden ser tóxicas para el feto.

Los dispositivos intrauterinos pueden ser causa de infección en general en todas las mujeres, por lo tanto en una paciente trasplantada más, por lo que se desaconseja el empleo de este método anticonceptivo. Tampoco consideramos conveniente el uso de los anticonceptivos orales, más comúnmente conocidos como la píldora, ya que pueden afectar a la función hepática. Se recomienda el uso de diafragmas, espermicidas o preservativos que además van a prevenir del contagio de posibles enfermedades venéreas.

En los hombres es frecuente la impotencia agravada por la debilidad y la fatiga después del trasplante, pero en pocos meses se restablece la función normal. En los casos de los pacientes que toman medicamentos antihipertensivos y corticoides es posible que se retrase la aparición de la actividad sexual durante unos meses más.

8.9 CALIDAD DE VIDA

En el momento actual del trasplante hepático, uno de los objetivos principales una vez realizado el trasplante es conseguir que el paciente se recupere y llegue a conseguir una buena calidad de vida. La mayoría de los pacientes que abandonan el hospital una vez realizado el trasplante hepático pueden reanudar con normalidad sus actividades laborales y su vida social una vez que han transcurrido los primeros 6 meses.

Se intenta que el paciente pierda su rol de enfermo, y que se convierta en una persona que aunque tiene que cuidarse y llevar una vida ordenada, esta no se distinta de la que llevaría cualquier otra persona normal. Debe de asumir que en ocasiones no podrá realizar al 100% la misma actividad que realizaba antes de estar enfermo, por ello es fundamental hacer una buena adaptación familiar, personal y de su entorno social en esta nueva etapa de su vida.

Hay que tener en cuenta que del mismo modo que el aumento de la edad limita la actividad, cualquier enfermedad nos obliga a cuidarnos un poquito más,  independientemente de que se trate de un trasplante.
La mayoría de los pacientes tras el trasplante presentan unas prioridades diferentes, y contemplan las cosas desde nuevos puntos de vista.

8.10 VACUNACIONES

La vacunación siempre debe ser consultada con su médico especialista antes de ponerselas.

Están contraindicas las vacunas de virus vivos atenuados tales como: varicela, sarampión, parotiditis y rubéola.

Si el paciente presenta alguna lesión en la que crea necesaria la profilaxis antitetánica se puede realizar siguiendo las pautas habituales. No existe contraindicación con las vacunas de la poliomietitis y difteria. La vacuna del VHB es muy importante antes del trasplante hepático.  Lo mismo antes de iniciar un viaje a un país de riesgo. Las personas relacionadas con usted deben ser vacunadas anualmente frente a la gripe.

8.11 EJERCICIO FÍSICO

Es muy recomendable el paseo diario. Sin embargo si el estado físico del paciente lo permite se indicará algún tipo de actividad física de mayor magnitud.

8.12 ACTIVIDAD LABORAL

La reanudación de la actividad laboral es un tema conflictivo puesto que un buen número de personas llega lógicamente al trasplante en situación de incapacidad laboral. Cada caso debe ser analizado por separado, puesto que hay que valorar: horarios, puesto de trabajo, riesgo de infecciones, contacto con sustancias tóxicas etc. La posibilidad de un horario flexible y una modificación del lugar de trabajo, facilitaría el desempeño de una actividad laboral. La actividad escolar debe reanudarse siempre.

8.13 INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS

En caso de precisar de una intervención quirúrgica programada, las precauciones a tomar son:

  • a. Adelantar si es preciso la toma de la medicación inmunosupresora, pero tomarla SIEMPRE.
  • b. Si después precisa estar sin tomar nada, le pautarán la medicación por vía intravenosa pero nunca la interrumpirán.
  • c. El anestesista y cirujano tomarán las precauciones propias de un paciente inmunosuprimido.